El tiempo es dinero

Hace más de 260 años, Benjamin Franklin inventó su famosa frase “el tiempo es dinero”, pero en un mundo donde constantemente estamos conectados 24/7 a nuestro celular y trabajo, esta frase tiene más importancia que nunca. Si eres dueño de un negocio pequeño, sabes el valor que tiene el tiempo. No abriste tu propio negocio para trabajar 80 horas a la semana. Abriste tu negocio porque viste una oportunidad de ofrecer un mejor producto o servicio y la oportunidad de tener una vida mejor y más flexible.

Así que tómate un minuto para sentarte y considerar esto: cuánto vale tu tiempo? La mayoría de dueños de negocios no le asignan un “salario” a su tiempo. Como consecuencia, no valoran, respetan o protegen su propio tiempo… lo gastan de una manera descuidada. Mientras trabajan duro, usualmente escogen el tipo de trabajo equivocado. Casi nunca diferencian entre el valor verdadero de objetivos diarios y terminan costándole dinero a la compañía… y volviéndose un poco locos.

Nuestros coaches usualmente hacen este ejercicio con sus clientes- les piden que asignen un valor monetario a su propio tiempo. De experiencia sabemos que la mayoría de dueños de negocios podrían fácilmente multiplicar el número que escribieron para el valor de su tiempo y estarían más cerca de la realidad.  Porque la mayoría de dueños de negocio manejan tantas cosas pequeñas durante el día que no valoran su tiempo como deberían.

Cualquiera que sea el número que pensaste al principio de este blog post, examínalo, cuestiónalo, y revísalo. Ahora que tienes un número sólido en tu cabeza, necesitas aprender a delegar algunos objetivos que están más abajo del valor que acabas de elaborar. Por ejemplo, si estás trabajando en el rol de pagos, pregúntate a ti mismo, pagaría a alguien más la cantidad que pienso que vale mi tiempo para hacer este objetivo? Si la respuesta es NO, entonces no deberías estar haciendo ese trabajo en específico.

Como un dueño de negocio estratégico, este trabajo no vale tu tiempo y lo más probable es que alguien más lo puede hacer mejor y más rápido que tú. Lo mismo se aplica cuando tratas de hacer cosas con tecnología, papeleo, colección de pagos, administración, servicio al cliente, navegando por internet, atendiendo teléfonos, contabilidad, mercadeo básico, entrenamiento, programación, etc.

Cualquiera que sea tu valor monetario de trabajo, comienza a tomarte ese número en serio y pregúntate si las cosas que haces a diario valen el valor de tu tiempo. Si no es así, delega, contrata o elimina ese trabajo en específico. Aprende a valorar, respetar, y proteger tu tiempo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s